cimmyt-contactoac@cgiar.org
800 462 7247

Diversifican cultivos para que la tierra no se agote

Este es el testimonio de Pedro Gonzalo Mochón, productor que a través de la diversificación de cultivos ha podido recuperar las tierras que le heredaron sus padres y asegurar que sean fértiles también para sus hijos.

Por: Divulgación-CIMMYT
12 de julio de 2021

Champotón, Camp.- “Nos sentimos muy contentos de trabajar la tierra que nuestros padres nos heredaron y ahora esto nos ha vuelto a nuestras raíces porque hubo tiempo en que nos vinieron a traer fertilizantes químicos y estábamos perdiendo nuestras semillas tradicionales que nos habían heredado nuestros antepasados. Ahora con ayuda de Pronatura, con ayuda del CIMMYT, nos ha vuelto a abrir la conciencia sobre el medioambiente, porque necesitamos tener una agricultura sustentable para que (la tierra) dure para mañana y así nuestros hijos la puedan trabajar”. 

Con estas palabras, Pedro Gonzalo Mochón —productor del Ejido Miguel Colorado, en Champotón, Campeche— muestra cómo las prácticas sustentables que ha aprendido e implementado en su parcela le han ayudado a mejorar su sistema de producción: “diversificar cultivos nos ha servido para fijar nitrógeno en el suelo. En un principio pensamos que (los resultados) no iban a ser tan reales como se decía, pero nos estamos dando cuenta, al ver nuestras plantas, nuestro cultivo, que se está dando muy bien y que se está controlando la maleza, así que podemos decir que sí se puede, que sí son útiles los cursos que nos han estado impartiendo”, comenta el productor. 

Pedro es un productor que actualmente participa en el proyecto Fortalecimiento del Acceso a Mercado para Pequeños Productores de Maíz y Leguminosas en Oaxaca, Chiapas y Campeche, el cual es impulsado por Walmart Foundation y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT). A través de este proyecto se desarrollan capacidades en los productores para que transiten hacia una agricultura más rentable, pero a partir de prácticas que permiten cuidar sus recursos naturales. 

“Los técnicos de Pronatura —uno de los colaboradores del CIMMYT en Campeche para el desarrollo de este proyecto— vinieron a darnos capacitaciones, nos han enseñado cómo hacer fertilizantes orgánicos, de tal manera que ahora nosotros podemos hacer nuestro propio fertilizante con microorganismos de montaña y ahora estamos aprendiendo la diversificación y rotación de cultivos”, comenta Pedro. 

“Ya no quemo rastrojos y con el nuevo sistema no es necesario mecanizar todos los años, sino con el mismo rastrojo que queda encima ayuda a que no crezca mucho la maleza. Esta agricultura es diferente de lo nosotros hacíamos antes y nos está ayudando a que rindan bien nuestras cosechas. Antes el maíz lo sembrábamos con ayuda de químicos, lo limpiábamos con químicos y, como ven, ahora ya no usamos químicos y para ayudar a que no salgan las malezas sembramos mucuna y canavalia. Actualmente tengo cuatro cultivos en esta parcela: tengo Xpelón —un frijol característico del sureste mexicano—, tengo la canavalia, la mucuna y el maíz, que es un maíz criollo”. 

“Este maíz criollo que estoy sembrando lo he estado conservando y mejorando cada año porque con la ayuda de Pronatura y el CIMMYT nos han enseñado a mejorar nuestras semillas. Cada año se mejora este criollo con el sistema de cubrir la espiga, cubrir los elotes antes de que empiecen a nacer los cabellitos y sacar la semilla ahora sí que en el sembradío. No es sacar la semilla como sea, sino tengo que buscar (las plantas adecuadas) si quiero tener maíz que tenga los elotes de determinada altura, entonces de esa altura tengo que buscar. Por ejemplo… —Pedro observa a su alrededor y busca en la parcela— como aquellos, no sirven para la semilla, los que están muy altos no sirven para la semilla, sino los que están a buena estatura”.

Pedro muestra con orgullo su parcela —que luce exuberante, sin malezas y con la mucuna enredada en las plantas de maíz— y comenta que a pesar de que no hubo tantas lluvias el maíz ha tenido un buen desarrollo porque el suelo cubierto evita la evaporación. 

Con respecto a los nuevos cultivos, el productor comenta que “hubo un tiempo, hace como 10 años, que nosotros los habíamos sembrado, pero no a través de una capacitación como ahora. No teníamos el conocimiento. Ahora estamos aplicando lo que hemos aprendido. Ya va para un año y medio que empezamos a recibir los cursos y los estamos aplicando y vemos que está dando resultados”. 

Con un acompañamiento técnico adecuado y constante, la diversificación de cultivos que promueve el proyecto de Walmart y el CIMMYT está contribuyendo a que productores como Pedro transiten hacia una agricultura más rentable y sustentable: “es lo que puede decirles y agradezco esto, que se siga ampliando el proyecto, que las organizaciones sigan apoyando para amplificar este sistema de agricultura que es sustentable y saludable para cuantos lo consuman, porque esto no tiene fertilizantes químicos, todo es orgánico”, enfatiza el productor. 

Noticias relacionadas