cimmyt-contactoac@cgiar.org
800 462 7247

Estas son las semillas que nos dan la vida

En el marco del Día Mundial de la Alimentación es fundamental reconocer y apoyar el trabajo de las mujeres y los hombres que, desde el campo, cultivan y preservan las semillas que pueden asegurar la alimentación del mundo.

Por: Fernando MoralesDivulgación-CIMMYT
12 de octubre de 2020

Texcoco, Edo. Méx.- Hasta 2019 había más de 750 millones de personas con hambre en el mundo, es decir, casi una de cada diez. Esta cifra podría aumentar drásticamente debido a los efectos de la pandemia por COVID-19. Si no se trabaja en la construcción de sistemas agroalimentarios sustentables y resilientes, entre 83 y 132 millones de personas más podrían quedarse sin acceso regular a alimentos nutritivos y suficientes (es decir, entrar en situación de inseguridad alimentaria).

En el caso de México, la prevalencia de inseguridad alimentaria moderada o severa aumentó de 27% en 2014 a 35% en 2019. Si además se considera que la pandemia por el coronavirus SARS-COV-2 agrava el panorama actual, entonces asegurar el acceso a alimentos variados y nutritivos es parte fundamental de la respuesta a la pandemia.

Ya que el hambre, la obesidad, la degradación ambiental, la pérdida y el desperdicio de alimentos, así como la pérdida de la agrodiversidad indican que es necesario transformar los modos de producción y consumo de alimentos, el Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre) es un recordatorio de que las sociedades no deben dejar de impulsar la adopción de prácticas agrícolas más sustentables que preserven los recursos naturales de la Tierra, la salud de la población y el clima.

A través de proyectos como ‘Fortalecimiento del Acceso a Mercado para Pequeños Productores de Maíz y Leguminosas en Oaxaca, Chiapas y Campeche’ —impulsado por Walmart Foundation y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT)— muchas comunidades están creando sistemas de producción más sostenibles al aumentar la agrobiodiversidad de sus parcelas.

Cultivar una mayor variedad de especies vegetales impacta positiva y directamente en la seguridad alimentaria. Lamentablemente, la diversidad vegetal de los campos agrícolas ha disminuido mucho (desde 1900 se ha perdido alrededor de 75% de la diversidad de cultivos). En la actualidad, de las 6 mil especies de plantas cultivadas para la alimentación, solo nueve representan el 66% de la producción total de cultivos en el mundo.

Aquí muchas semillas se han perdido, como el Xmejen nal. Yo no lo tengo ya, aunque un tío mío todavía lo tiene. Es un elote que solo tarda dos meses en darse. El Sak tu’ux tampoco ya lo tenemos, ese lo tenían mis padres, ellos lo sembraban”, comenta Petronila Chan (doña Petro, como le gusta que le llamen), una productora de Campeche que participa en el proyecto de diversificación de cultivos que impulsan Walmart Foundation y el CIMMYT.

A través del proyecto se promueve la diversificación de cultivos, esto permite a los productores disponer de alimentos más variados y más oportunidades para comercializar sus excedentes. También se promueven tecnologías herméticas poscosecha (como los silos metálicos herméticos y las bolsas plásticas herméticas) para disminuir la pérdida de granos por plagas de almacén y se contribuye al rescate de semillas nativas.

Yo trabajo la tierra y esto es mi cosecha, esto es lo que nos ha dado la vida. Lo que tenemos aquí es sikil (pepita molida), se come con tortilla hecha a mano. Esto es la semilla de makal (Xanthosoma yucatanense), esto se siembra uno por uno; después de mover la tierra se pone a una distancia porque esto crece, y crece grande debajo de la tierra. Esto, me enseñaron mis papás, que cuando a veces no se da bien el maíz, el makal se revuelve con un poco de masa y con eso se puede alimentar a los hijos”.

Como doña Petro, los agricultores familiares de todo el mundo (casi 800 millones de personas), han sido durante mucho tiempo los principales proveedores de alimentos de sus comunidades: trabajan el 75% de las tierras agrícolas del planeta y producen alrededor del 80% de los alimentos del mundo. Ellos trabajan constantemente para adaptarse a las nuevas circunstancias climáticas y sociales y, algunos de ellos, como doña Petro, se esfuerzan cada día para preservar la diversidad biológica de los cultivos.

“Esto es íis (Ipomea batatas), que también se puede sembrar con el maíz. Ahí puedes tener comida en un terreno pequeño. El trabajo del campo hay que vigilarlo, cuando agarras el lóobche (coa) trabajas con todo tu cuerpo y tu mente. Esta es la herencia de mis padres y no me gustaría que se pierda. Con orgullo esto me lo dejaron mi papá y mi mamá que en paz descansen y esto es lo que tengo que cuidar. Aquí están las semillas y no quisiera que se pierdan porque tienen un procedimiento y si nadie lo trabaja se pierden y pues sin esta semilla dichosa cómo iremos a vivir”.

En este momento en que se están implementando planes de recuperación debido a la pandemia por COVID-19 existe la oportunidad de adoptar soluciones innovadoras basadas en evidencia científica para mejorar los sistemas alimentarios y reconstruir mejor. Por esta razón, este proyecto de Walmart Foundation y el CIMMYT visualiza a la agricultura alineada con la naturaleza, lo cual implica considerar el aprovechamiento de las sinergias entre la innovación sustentable y la agrobiodiversidad.

Gracias a estos ingenieros ahorita nos han dado una experiencia de cómo cuidar la semilla, cómo hacer para que no le entre bicho. Mis compañeras de trabajo son seis señoras mayores que yo. Ellas me ayudan y con ellas escuchamos los consejos que nos vienen. A veces no conocemos bien lo que son las plagas, pero ellos sí lo conocen, o a qué tiempo se debe fertilizar, a qué tiempo se puede cosechar, o las bolsas para que no entre el gorgojo… por eso es importante escuchar lo que ellos dicen”.

Convencida de que la innovación fortalece la tradición, doña Petro concluye: “me gustaría que esta herencia la reciban los jóvenes para que puedan vivir mejor, para que se ocupen y puedan tener una vida bonita. Ese es mi propósito, decirle a mi hija que se ocupe en algo y cuide esta semilla para que viva bien, por eso le digo «apréndela a cuidar y aprende a cosechar, no a trabajar la tierra fácil, sino a trabajarla como es debido»”.

Noticias relacionadas